miércoles, 19 de noviembre de 2008

Testimonio de Carmen Hernaiz Soto

Pongo el testimonio de una amiga, dice ella tímida, que tengo en Facebook. Se llama Carmen y tiene mucho que conta, mucho que enseñarnos.
Leyendo veo que la vida de Carmen está muy llena, pero mucho muucho desde el principio y más ahora.
Leerlo y ya me direis.

Gracias Carmen.

Miércoles, 10 de septiembre de 2008 a las 0:48

Hola Comunidad de la Barca, en uno de tus mensajes me pedías que testimoniase lo que he vivido y aquí te lo envío.
Ya van tres veces que Dios me devuelve la vida: soy hija de un mando militar y por ello sufrí un atentado , las dos últimas veces han sido por enfermedad terminal por una recaída de ésta que es lo que ha pasado este verano. Mi testimonio está centrado en estas tres veces pero lo que a continuación redacto es en relación a lo vivido por mi enfermedad terminal superada y recaída porque es en donde he sido más consciente de Su Regalo.Al año siguiente al atentado, mi novio se fue en un accidente de coche pero Dios me ayudó a decirle con el corazón: Tú me lo has regalado, tuyo es ahora y pude despedirme de él diciéndonos : Hasta el Cielo, mi amor! y así es como lo sigo viviendo porque mis padres me lo enseñaron con su ejemplo : Tú me lo has dado, Tú me lo quitas, años atrás cuando mi hermano más peqño murió por hidrocefalia. En cuanto a los violentos, sólo decir lo que dijo mi padre en tv: no puedo rezar el Padrenuestro si no les perdono, no saben lo que hacen.

Dicen que con Dios sucede lo mismo que con el amor, por muchos libros que leas, estudies;nunca sabrás lo que es el amor hasta que te enamores. Por mucho que leas, estudies sobre Dios,nunca sabrás quién es Dios en tu vida hasta que tengas experiencia de Él, el resto es conocerle de oídas. Precisamente esto es lo que he vivido: Aprendí a no enfrentarme a la enfermedad sino a aceptarla dentro de mí, no ponerme a la defensiva contra ella. Que si todo se deja y se entrega confiadamente en las manos de Dios entonces, es como dicen en castilla: miel sobre hojuelas.Descubrir que este abandono se convierte en sanador, iluminador,creador porque Dios cura y fortalece el alma. Y un alma curada es medio cuerpo en vías de curación, aunque el médico tras haberle pedido que me dijera toda la verdad, me dijese que poco me quedaba. Pero recordé lo que dice Jn.11,4: “Ésta enfermedad no es para muerte sino para que se muestre la gloria de Dios y para que el Hijo de Dios sea glorificado” y con este pensamiento me dormí o como el médico diagnosticó, entré en coma.
Al salir de la UCI me dijeron que habían llamado muchos preguntando por mi, cuando ya podía hablar , conversé con muchos de ellos y hasta me vinieron a ver de Jerez, Jaén,Málaga y Murcia. Es el amor de Dios que se mostraba a través de ellos. Dios estaba conmigo,sufriendo conmigo y sanándome, no había permitido mi enfermedad y agravamiento para castigarme o fastidiarme, sino todo lo contrario.Él es amor y estaba conmigo a través de mis amigos, mi familia, las cariñosas enfermeras que tuve y hasta me regaló la visita del equipo pastoral de la clínica en la que estaba y que además cada día a las 8h Cristo se daba en Cuerpo en la Sagrada Comunión. Tenía por primera vez en mi vida, las “antenas” mejor sintonizadas hacia Dios y todo gracias a mi enfermedad. Es como si el mundo hubiera cambiado porque nada es ya como antes, todo se ve bajo otro prisma, otra luz. Los médicos siempre me dijeron la verdad y ya en la Unción de enfermos me notaba como más fuerte,más valiente, era Él que me ayudaba a luchar y todo gracias al poder de vuestra oración.
Yo tengo una forma de ser un poco miedica y sin embargo, vuestra oración me fortalecía, tuve dos crisis hospitalizada en la que el médico no podía operarme y vino el sacerdote a confesarme pq me iba y sorpresa para mi que me mantenía tranquila,con lo miedica que yo soy, no era mérito mío, era vuestra oración. Aprendí a luchar sin perder esperanza, una esperaba tener menos dolores, descansar mejor de noche, la visita de amigos que habían avisado que vendrían ,que las analíticas salieran mejor pero sabiendo que la esperanza es lo último que se pierde, que hay cosas que la estancia la hacían más agradable. Y que si me tenía que ir pues hacerlo con valentía,sin miedo y con dignidad, como decía Rilke:Sólo muere en el abrazo quien es capaz de vivir en el abrazo. Y Dios en este momento tan difícil me llevaba en brazos, al rezar se iba el dolor, Dios es el mejor calmante pero del dolor no hay que huir , tiene un sentido en este mundo que te enseña todo lo contrario, puedes ofrecerlo para el bien de muchos, Dios que lo utilice como lo crea conveniente,pensaba.Y poco dolía porque de verdad que Él me lo quitaba. Perdí el miedo a la muerte y viví que Dios nos da lo mejor a cada uno para nuestra salvación. La Historia de Salvación que Dios tiene para cada uno es como un paño bordado en el que nosotros sólo vemos los rotos, descosidos y Él ya ve la parte ya bordada, la obra perfecta.
Me ha venido muy bien, ha sido un regalo el pasar por esta enfermedad superada. Una gran experiencia y no me cansaré de decirlo, gracias a vuestra oración, el poder de la oración, como dijo el anterior Papa: no hay hombre más poderoso que el que ora.
Hace cinco años, (precisamente se cumplen el 12 de este mes, septiembre, me praticaron una colectomía total es decir, me quitaron todo el Colon pero antes de la operación) y también en este última ocasión( los tres meses de este verano)cuando notaba que las fuerzas ya se me iban, antes de entrar en coma, pude hablar con cada uno de mis familiares que me acompañaban. Si me hubiera ido entonces o en este verano, habría sido una despedida de lo más dulce.Sin merecerlo Dios me había regalado el poder irme con las maletas bien hechas, sin meter la ropa deprisa y mal como hacía antes jejeje. Para irme a la otra orilla era más serio y que me haya regalado ese momento con mi familia es algo que aún hoy me ha cambiado mucho por dentro,como decía antes, el mundo es como si hubiera cambiado, otro aire,otra textura.
Al final Dios me enseñó a ir ganando pequeñas victorias para ganar Él para mi la Victoria definitiva, sigo viva y sólo me cabe darle gracias y gloria. Es una pequeña imagen de lo que me espera, si Él tiene a bien concedérmelo, pequeñas victorias en la enfermedad ganadas es como las pequeñas victorias ganadas en la vida terrena para ganar la victoria final que Cristo ya ha ganado para mi en la Salvación de mi alma.
Ahora soy más consciente de lo ingrata que he sido con todos y con Él, si no le veo es pq no hay mayor ciego que el que no quiere ver. La tarea ya está hecha, sólo tengo que agarrarme de Él y no soltarme nunca más y de corazón hermanos que vosotros con vuestra poderosa oración me habéis agarrado a su mano viendo su Amor a través de vuestro rezo, el cariño de casi todo el equipo médico( porque hubo uno que tuvo que susituir al primero que me antendió que estaba empeñado con la mal llamada sedación, pero al final Dios apareció y cedió) y enfermeras y de las monjas que me han ayudado tanto también.
Con vuestra oración no habéis dejado que la enfermedad cegara mi corazón buscando sólo lo difícil porque la sola presencia, a veces callada, la cercanía, la mano que aprieta la mia, la lágrima que corre silenciosa... son gestos que están gritando: Te quiero.

También me habéis librado del tiempo que un enfermo se siente solo, otros pacientes de habitaciones contiguas me venían a visitar y me contaban su experiencia en otros hospitales de sentirse solos. Yo no, otro regalo más, veis? Mi habitación era individual , como todas las de esta clínica, y tenía a mi madre de acompañante, madre sólo hay una dice elrefrán pero os aseguro que la mí es la mejor después de Nuestra Virgen Madre María.
Todo era regalo de Él, porque no me sentía sola nunca, pude pensar en lo que había hecho de mi vida, valoré lo importante y relativicé lo insignificante, cuántas cosas en mi análisis iban perdiendo importancia, era consciente de que siempre queda la posiblidad de amar,abrir el corazón a los demás y de sentir palpitar los otros corazones como el mio propio. De todo esto me iba dando cuenta según iba hablando y reflexionando con otros pacientes.

Comprobé,Dios me enseñó, que a pesar de la dificultad, también en la enfermedad podía econtrar oportunidades, mi debilidad se puede convertir en apertura hacia los demás, solidaridad con quien te viene a ver de otras habitaciones, familiares de enfermos, etc, que mi despojo y postración me ayudó a discernir lo verdaderamente importante, que si Dios me tenía en esa situación, podía calentar desde la intimidad de mis sentimientos, el corazón de los que se acercaron a mí, familia, visitas, llamadas telefónicas. No recuerdo qué santo fue el que dijo que desde nuestro rescoldo aún podemos ser fuego,luz y calor.
Me acordé mucho de los libros de Martín Descalzo que había leído en otras pequeñas crisis de años atrás, que ahora venían a mi mente y qué razón tenía. También me ha servido muchísimo el continuo testimonio que el Santo Padre Juan Pablo II que nos ha dado .Gracias a él fui a verle a Madrid en su visita de mayo 2003, los dolores que tenía y cómo los ofrecía por la humanidad,la evangelización. Y cómo no me iba a acordar de Santa Madre Genoveva de Torres, me había impactado su biografía porque me sentí muy identificada.
Hace cinco veranos pasó lo mismo que en este verano, aseguraron a mis padres que tenía tenía pocas posibilidades de salir adelante, pero sucedió una anécdota: ingresé de urgencia en la clínica Santa Cristina de Orense,primer hospital de los tres que recorrí este verano porque por mi enfermedad necesito un superespecialsita: colonproctólogos ( que como hay pocos en España, era difícil contactar con uno y menos en verano que uno no se puede poner malo ); me dieron una reliquia de santa Genoveva y lloré de emoción porquea nadie le había contado lo identificada que estaba con ella y además, debajo de su foto ponía: No tengas miedo,Dios está contigo. Y apenas dos horas atrás me habían dado la noticia de que me operaban pero por lo delicado que era me trasladaban a Madrid.Pues en el tercer hospital , clínica Santa Elena, a la operación fui con esta reliquia bien guardada y apretada en la mano ,junto con el escapulario del Carmen. Cuando desperté ya no tenía la reliquia de Santa Genoveva de Torres, apareció en mi vida en el momento que la necesitaba y se fue en otro hospital después de que todo había salido bien a pesar del bajo porcentaje que tenía de salir de la mesa del quirófano. La buscaron pero imposible encontrarla,era pequeñita.

Otra gran cosa que me ha enseñado Dios que cambió mi vida es que: me interesa más una vida llena que una vida larga y que tenía lugares en mi corazón que no sabía que existían y que gracias a que el dolor ha entrado en ellos,he sido consciente de que existen. Es lo que decía León Bloy, aseguraba que el corazón tiene muchas cavidades que desconocemos hasta que el dolor viene a descubrírnoslas

El dolor puede ser uno de los grandes motores del ser humano,sin olvidar que es parte de la condición humana, Cristo no fue hacia el dolor como si fuera hacia el paraíso,al contrario: se dedicó a combatir el dolor en los demás y en sí mismo lo asumió con miedo,le pidió al Padre que se lo alejara de Él y lo asumió porque era necesario,era Voluntad de su Padre y por eso, lo asumió y convirtió el dolor en Redención. Pensé tanto en la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Sabía lo que le iba a sufrir, lo pasó y obedeció al Padre sin nada que le calmase el dolor, a Él no le pusieron morfina como a mi. Gracias Señor, no tengo palabras ahora para expresar lo que mi corazón siente. Me parece que me estoy poniendo muy transcedental pero necesito compartir esto con vosotros.Lo que Dios me da gratis no me lo puedo callar, lo mínimo que puedo hacer es compartirlo.

De ahora en adelante pienso llevar a cabo transmitir su Buena Nueva, ya tenía esta inquietud antes pero a pesar de tantos favores que Dios ha hecho en mi vida era poca agradecida y cuadno las cosas me iban bien se me olvidaban sus favores, pero he prometido que no me pase esto más,de olvidarme , de ser tan mal agradecida. Él se ocupará de mis cosas y yo de las suyas.

Esta experiencia me ha cambiado la vida. La cruz nos permite participar un poquito en la de Cristo para glorificarla y alabarla de nuevo.Es mentira todo lo que dice el mundo que en cuanto no produces eres un despojo y si te despistas un poco te sedan y te despiertas en la otra orilla como desgraciadamente ha pasado en el Severo Ochoa. El dolor si tiene sentido y en Dios todo lo que se vive,cambia,se transforma, porque en cualquier situación, fácil o difícil Dios nos da lo que necesitamos para ser felices,quien lleva la Cruz es Él, pero calro siemrpe que nosotros le dejemos.

Encontré también personas que sabiendo que era católica me preguntaron el porqué Dios tolera el dolor o muerte de un ser querido siendo Dios Padre bueno o cariñoso, uffff si ya tocamos el tema de los niños que pasan miserias y mueren.
Rezaba para poder contestarles pero hablando con ellos, llegamos a la conclusión de que sabemos muy poco de la naturaleza del dolor y mucho menos de su por qué. Juan Pablo II en su encíclica del dolor: confesar que “el sentido del sufrimiento es un misterio, pues somos conscientes, de la insuficiencia e inadecuación de nuestras explicaciones”.Hay si, algunas respuestas que pueden aclarar un poco el problema pero sabiendo y era yo consciente de que si daba explicaciones a medias era contraproducente y que el sentido del sufrimiento es un misterio, entonces cómo contestarle? Pues le dije lo que salía de mi experiencia al haber sobrevivdo a un atentado, a una enfermedad terminal y a esta recaída: Dedicarse a combatir el dolor es más importante y urgente que dedicarse a hacer teorías y responder sobre el dolor.El hombre ha gastado más tiempo en preguntarse por qué sufrimos que en combatir el sufrimiento. Dios no nos manda sufrimientos, los permite, que no es lo mismo.
De todas formas,como decía antes, Dios nos lleva en brazos en los momentos más difíciles de nuestra vida, Él nos ama tanto que respeta nuestra libertad y la naturaleza también es libre, el dolor es herencia de todos los seres humanos y sería bueno vivir el dolor de los demás para empezar a medir el nuestro. Dios sufre con nosotros, y sufrió en carne todos nuestros sufrimientos, no hay nadie que sepa más del dolor que Él. Antes de pecar,el hombre no sufría. Pero este ya es otro tema.
Conclusión: no hay hombre más poderoso que el que ora, que por el poder de vuestra oración estoy bien, Dios ha hecho el milagro por vuestra fe y que en la enfermedad Dios me ha mimado, ha sufrido conmigo, que esta experiencia me ha cambiado totalmente porque he comprobado que con Dios se puede todo .Uno puede pasar entre las llamas de cualquier situación por difícil que sea , enfermedad grave como fue mi caso, sin quemarse tal y como hacen las salamandras cuando pasan entre el fuego que no se queman o como las madreperlas que viviendo en el mar no les entra ni una gota de agua salada o como en las Islas Celidonias que manan fuentes de agua dulce en medio del océano.
Por último también agradecer sobre todo a mi párroco Don José que ofreció la Santa Misa por mí, a mi grupo que partieron la noche para rezar por mi sanación
.
Un abrazo muy fuerte en Cristo, la paz con vosotros, vuestra hermana en Cristo Resucitado :
Carmen Hernaiz .

10 comentarios:

Falsagotica dijo...

ufff, se me han puesto los pelos de punta despues de leer esta historia tan bonita y con tantos sentimientos.

Tu novio que se llevó Dios debe de rezar mucho por tí, Carmen.

Mi primer novio también falleció en un accidente de moto y Dios me dio un super regalo, me dejó sentir su presencia al dia siguiente, cosas misteriosas pero ciertas.

Los milagros existen, y la oración es un arma muy poderosa.

Felicides Carmen!!

Izaskun, Genial el blog.

izaskun dijo...

le paso el comentario a Carmen. A lo mejor queire er mi colaboradora en esto.
Quieres serlo tu tmb, podemos meter cosas cortitas y concretas de VIDAAAA!!!! te apuntas??

Anónimo dijo...

Ya la vale a esta chica. ¿Itervención divina en su sanación?. ¡¡Anda ya!!. Ni que hubiera visto la película camino 30 veces o más. Ahora en serio pienso que la sanación de esta chica se debe más al buen hacer de los médicos que la atendieron que a la intervención divina. Si ella quiere creer que los rezos, comunión diaría y estampitas de santos la curaron es muy libre de creerlo. Por mi parte muestro mi más sincero excepticismo en su sanación, yo he estado sometido a una larga enfermedad y sané sin intervención divina, ni rezos, ni estampitas ni comunión diaria.

izaskun dijo...

Querido Anonimo:
Me alegro que sanaras de tu enfermedas. sea como sea es pra dar gracias a Dios ( vamos yo lo haré)
El caso es que puedes creer lo que quieras, Carmen ha puesto aqui lo que ella ha experiemntado. Y "es de bien nacidos ser agradecidos" ella da gracias a Dios ( en el que cree) con su testimonio de como ella ha sanado. Querido Anonimo esta sanción es más bien espiritual que corporal, lee bien el testimonio y te darás cuenta.....
sin más gracias por escribir y un abrazo, buen finde

HERNAIZ dijo...

El sentido de mi testimonio va enfocado al verdadero significado del sufrimiento que no tienen nada que ver con lo que la acutal corriente de la cultura de la muerte en la que vivimos, nos quiere hacer creer. Nadie se hace así mismo y todo lo que somos y tenemos es puro regalo de Él. Se trata de saber aprovecharlo o no. Desde luego que tuvo mucho que ver el buen hacer del equipo médico que me atendió, pero esto ha sido posible porque Él antes les ha dado la inteligiencia y capacidades necesarias para su trabajo. Izaskun lo explica muy bien en el comentario anterior a éste, no tengo nada más que añadir. Dios os bendiga a todos.

Anónimo dijo...

Con los debidos respectos, vuelvo a mostrar mi más sincero excepticismo. Vamos a ver con respecto a la afirmación que haces afirmando "Nadie se hace así mismo y todo lo que somos y tenemos es puro regalo de Él." no puedo estar en más en desacuerdo, pues lo que somos es resultado de las experiencias buenas o malas que hemos vivido a lo largo de nuestra vida y precisamente esa suma de lo que hemos aprendido de esas experiencias que hemos vivido y experimentado es lo que nos hace a nosotros mismos. Por lo que a mi respecta Dios no tiene nada que ver en lo que somos o tenemos, pues como he señalado lo que somos es fruto de nuestras experiencias vitales y lo que tenemos es fruto de nuestro trabajo y Dios en mi opinión no tiene nada en absoluto que ver.
Con respecto a esta segunda afirmación "Desde luego que tuvo mucho que ver el buen hacer del equipo médico que me atendió, pero esto ha sido posible porque Él antes les ha dado la inteligiencia y capacidades necesarias para su trabajo." permíteme que te diga que a mi ver Dios tampoco tiene que ver en lo que dices, pues la inteligencia es fruto de la lenta evolución del ser humano. Además la inteligencia y las capacidades de los médicos las adquieron con el estudio de su profesión en la cual Dios no tuvo nada que ver. Lamento parecer ateo pero este es mi punto de vista al respecto. Un saludo.

izaskun dijo...

hola Anonimo como me gusta que estes pensndo en el tema.......... cachis como ves yo pienso diferente y Carmen tmb. Bueno que le vamos a hacer de todas formas tus reflexiones son para también pensarlas porque no solo de lo que nos regala Dios hay que vivir, sino hacerlo rendir.... (parabiola de los talentos) Que al final es eso que Carmen dice de los medicos y sus talentos.
Yo creo que gracias a DIos estoy aqui, pq me pensó, me da sosiego y esperanza en verle d nuevvo. que le voy a hacer, Anonimo, es mi Fe y estoy encnatda con ella.
Pero una cosa me encanta q pensando diferente te pongas a escribirlo en el blog, porque no?
un abrazo

Anónimo dijo...

Vaya sarta de trolas

HERNAIZ dijo...

Soy la del testimonio, tienes mi permiso para pedirle mi historial clínico al doctor Cerdán Miguel, en la Clínica Santa Elena, c/ La Granja, Madrid, por si necesitas comprobar su veracidad pero ante todo si no crees, respeta y no te escondas en el anonimato.

Izaskun garcía dijo...

Carmen ni tiempo me ha dado de contestar. Un abrazo.
Es un testimonio y como tal es lo q cada uno ha vivido y sentido. Un abrazo